×

Calculadora Nutricional

Especie Especie +
Marca Marca +
Lineas Lineas +
Productos Productos +
Número de Animales que alimentarás Número de Animales que alimentarás +
Menú Menu

GESTIÓN DEL USO DEL AGUA EN EL VACUNO DE CARNE

Los bebederos deben proporcionar agua en cantidad y calidad adecuadas, limpia y en lugares convenientemente ubicados para que los animales puedan acceder con facilidad y sin interacciones negativas con sus congéneres. El agua juega un papel esencial en multitud de funciones fisiológicas del animal; citaremos las más importantes:

Mantener los fluidos corporales y el balance iónico.

Digerir, absorber y metabolizar nutrientes.

Eliminar sustancias de deshecho y el exceso de calor corporal.

Transportar nutrientes hacia y desde los tejidos corporales.

Ser componente de reacciones químicas.

Necesidades de agua de bebida

El vacuno de carne consume gran cantidad de agua, entre 25 y 65 litros al día, en función del agua perdida, dependiendo de algunos factores como:

Actividad del animal.

Nivel de producción.

Contenido en materia seca de la ración.

Temperatura y humedad ambientales.

El consumo de alimentos secos (heno o ensilaje de maíz) aumenta el consumo de agua; de modo inverso, cuanto más húmeda es la alimentación (p.ej., hierba joven) menos agua consume el animal. Pueden considerarse unas necesidades de 3 a 7 litros de agua para digerir 1 kg de Materia Seca. Bajo estrés térmico, el animal puede llegar a beber el doble de lo que consume cuando está en una zona de neutralidad térmica. La temperatura del agua también puede influir en el consumo. Lo ideal es que la vaca de campo o el ternero de cebo puedan disponer de aguaentre8ºCy14ºC,cualquierquesealaestacióndelaño.

Las explotaciones ganaderas están sujetas a una serie de requisitos que regulan su producción y que se enmarcan dentro de la Política de Seguridad Alimentaria de la UE. La normativa europea relativa a la higiene alimentaria, señala que cada explotación, independientemente de su volumen, tiene una responsabilidad activa en el control y aseguramiento de la calidad de su producción.

Este mismo marco legal preconiza la adopción de una guía de buenas prácticas de higiene (Programa Nacional de Control Oficial de la Higiene en las Explotaciones Ganaderas del MAPA. La limpieza y la desinfección forman parte de los programas de bioseguridad implantados en las instalaciones ganaderas, con el propósito de impedir la entrada y frenar la difusión y minimizar el riesgo que puede suponer un agente patógeno tanto para los animales como para el personal de la explotación. Estas dos prácticas son fases inseparables del plan de higiene en las explotaciones ganaderas.

Desinfección de una explotación ganadera

Las explotaciones ganaderas son espacios abiertos y sometidos a frecuentes tránsitos de animales, personas y vehículos, esto beneficia a la fácil entrada de microorganismos potencialmente patógenos, que unida a las condiciones higiénicas y ambientales, tales como temperatura y humedad favorecen la multiplicación de los gérmenes. La mayoría de las enfermedades infecciosas se pueden evitar actuando antes de que aparezcan, aplicando planes de limpieza y desinfección sobre el medio que rodea a los animales.